México mi amor. Nunca mires atrás

México mi amor. Nunca mires atrás

Canchas de fútbol del Multifamiliar Juárez

Ciudad de México (2010)

Teatr Ojo: Héctor Bourges, Karla Rodríguez, Laura Furlan, Kerygma Flores, Jorge Pérez Escamilla y Pablo Chemor.

En diciembre del 2010 el grupo Teatro Ojo invitó a dos equipos de fútbol integrados por vecinos de los Multifamiliares Juárez en la Ciudad de México. El juego tuvo lugar en las canchas de tierra suelta que ocupan el espacio vacío que dejó la demolición de los edificios devastados por el terremoto de 1985. Durante el partido se escuchaban en un altavoz fragmentos de narraciones televisivas de distintas Copas del Mundo en los que la selección mexicana de fútbol, estando a punto de avanzar a la siguiente ronda, fue eliminada. El árbitro interrumpía el juego y el público podía acercarse a los jugadores que –paralizados en medio de una polvareda que iba convirtiendo su sudor en una fina capa de barro– sostenían pequeñas bocinas de donde provenían discursos políticos, epitafios, canciones, himnos, declaraciones de guerra, promesas de modernización, slogans, anuncios de campañas publicitarias y diferentes voces que invocaban el pasado hecho de las ruinas de un proyecto nacional que hemos visto caer una y otra vez…

La tierra que ahora sirve como superficie para esas canchas fue desde la segunda mitad del siglo XIX el panteón civil de La Piedad, para ser después, en 1924, el predio donde se erigiría el Estadio Nacional, promovido por José Vasconcelos quien fuera uno de los constructores de las instituciones del México post- revolucionario. En ese mismo sitio, en 1951, se edificaron los Multifamiliares Juárez, una de las obras características del proyecto modernizador del Estado mexicano. En el terremoto de 1985 dos edificios de esta unidad habitacional se desplomaron enterrando bajo sus ruinas a cientos de personas. Ahora, sobre los escombros existen un par de canchas donde se juegan ligas vecinales bajo un cartel de Nike, que anuncia: “Nunca mires atrás”.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *